Luis Fernando Zapata Prom 1984

    Vida profesional – Magistrado Auxiliar de la Corte Suprema de Justicia y de la JEP 

    Luis Fernando Zapata estudió Derecho en la Universidad de Los Andes, inclinándose hacia el Derecho Penal, una decisión poco común en su momento, dado que no era la especialidad de la institución. Su primera experiencia laboral fue como empleado de la rama judicial luego de hacer su práctica en los juzgados penales de Paloquemao. Al terminar la práctica, le gustó tanto la experiencia que decidió seguir vinculado a la rama judicial como empleado de juzgado. Posee varios estudios de posgrado en Derecho Penal en diferentes instituciones como la Universidad Externado de Colombia, la Universidad de Castilla La Mancha en Toledo – España, el Instituto Universitario Europeo en Florencia – Italia y la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional, JICA en Osaka – Japón. Dentro de su experiencia laboral cabe mencionar que además se ha desempeñado como docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes.

    A pesar de no tener muy clara su motivación para estudiar Derecho, recuerda que disfrutaba los espacios de argumentación en los que participaba en sus años de formación escolar con el fin de defender, sustentar y construir una idea. Recalca que, aunque en ese entonces no existían los concursos de oratoria como los que actualmente hay en el Colegio, existía gran dedicación por parte de los profesores por inculcarles la lógica de la argumentación, habilidad que siempre le interesó y dominó.

    Recuerda varios nombres de docentes de su época, como el de Manuel Jiménez, profesor de Español y Literatura en grados 10º y 11º, quien le dejó el interés por el arte de redactar y escribir bien. Así mismo, Miss Leonor, profesora de Historia, Hildebrando Saavedra profesor de Geografía del grado 6º y Sofía Esperanza Maturana Asprilla, quien aparte de Física dictaba la clase de Metodología de Investigación, fueron otros docentes que recuerda realizaban una labor importante inculcando el arte de la redacción y la argumentación. Les recuerda especialmente por el hecho de haber influido de cierta manera en su decisión al inclinarse por el Derecho como profesión.

    Hace tres años es magistrado auxiliar de la JEP (Jurisdicción Especial por la Paz), entidad que tiene como responsabilidad la de cerrar el conflicto armado de los últimos 50 años en nuestro país. Antes de estar en la JEP era magistrado auxiliar en la Corte Suprema de Justicia donde se desenvolvió por 12 años y donde tuvo la oportunidad de resolver casos muy complejos y notorios.

    Su principal motivación en este tipo de cargos es la de ayudar a la gente, procurar crear en el país la sensación de que alguien está haciendo algo y de cierta manera, reivindicar el significado que ha adquirido el concepto de justicia en nuestra nación.

    Por lo pronto planea seguir haciendo aquello que sabe hacer desde su cargo, sin tener grandes aspiraciones de proyectar su vida profesional, pues está convencido de que la vida laboral no lo es todo, sino que es posible seguir aportando a la construcción de país como ciudadano. Su intención es la de culminar en alto su carrera, pues está seguro de que se debe dar el espacio respectivo para que las nuevas generaciones puedan actuar y aportar. Así mismo, se denota en él un sentimiento de plenitud expectante a la vida posterior a la laboral, donde podrá centrarse en el disfrute de todas esas actividades que tanto le gusta hacer a modo personal y con su entorno familiar.

    Teniendo en cuenta lo anterior, como consejo a los jóvenes que están por graduarse, ve en ellos una preocupación constante por estudiar la mejor carrera en una de las mejores universidades con el fin de ascender de manera vertiginosa hacia el éxito. Sin embargo, asegura que, según su experiencia, lo realmente importante no se trata sobre las competencias profesionales que les va a entregar una u otra universidad, sino sobre el tipo de persona en que se quieren convertir, pues lo demás se aprende por el camino. El éxito en la vida personal siempre será más gratificante y satisfactorio que el de la vida profesional y se debe tener respeto y dedicación hacia estos espacios, especialmente en un tiempo en el que cada vez se desdibujan más los límites entre lo profesional y lo personal.

    Recuerdos de su vida escolar

    En cuanto a recuerdos escolares hay muchos que tiene presentes, pero recuerda en particular a varios profesores que le marcaron y “que de cuya actitud uno aprende más de lo que les aprende en clase”. Por ejemplo, de Hildebrando Saavedra, el profesor Moscoso, un profesor que describe como un magnífico ser humano que ponía muchísimo empeño en sus clases. Con gran cariño recuerda también a la profesora Ruth de Liévano, profesora de inglés que fue un ícono su época, pues era muy cercana a su promoción y a los estudiantes cercanos a su generación.

    También recuerda sus inicios en el mundo de la música desde que estaba en 5º de primaria hacia el año de 1977, cuando empezó a tocar la flauta dulce; años en los cuales la enseñanza de la música no era ni tan avanzada ni tan consolidada como lo es ahora, pero aun así recuerda con claridad la importancia que tanto Mrs. Acosta como Mr. Jimmy daban al desarrollo de este tipo de habilidades artísticas. Era por esta misma razón que le invitaban con frecuencia a ser partícipe de muchos de los eventos institucionales como izadas de bandera, grados y Primeras Comuniones. Todo esto le sirvió en los años posteriores para continuar formándose como músico.

    Carrera profesional como flautista de música antigua 

    Por medio de la flauta dulce se abrió para Luis Fernando el mundo de la música antigua, específicamente de la música barroca, de la edad media y del renacimiento y se dedicó a tocar esa clase de repertorios y en grupos especializados en música anterior al siglo XVI y XVII. Recuerda que Mrs. Acosta disfrutaba de forma alegre y emotiva sus presentaciones, seguramente recordando sus raíces culturales, dado que la música folclórica inglesa tenía influencia de estas corrientes armónicas.

    Luis Fernando siguió con la flauta, llegó a ser parte de grupos muy prestigiosos dedicados a la música antigua y aunque sigue tocando, no lo hace tanto como antes, pues su compromiso como magistrado no se lo permite. Como flautista, Luis Fernando participó en la grabación de varios discos de música barroca y de música latinoamericana de los tiempos de la colonia como Les Gouts Reunis, Música Rara y Esfera Armoniosa, este último proyecto del cual les dejamos el link de Spotify. Ha pertenecido a agrupaciones como Música FictaEnsamble Ad-hoc y Grupo Canto, grupos con los cuales llegó a ofrecer conciertos en Londres, París, Estrasburgo y Avignon (1994), también participó en el Festival Misiones de Chiquitos en Bolivia (Santa Cruz de la Sierra, 1998), Festival de Música Antigua y Barroca (San Luis Potosí, México, 1999) y en el Amherst Early Music Festival (EEUU., 1997) donde tomó clases magistrales con los profesores Dan Laurin, Reine Marie Verhagen y Richard Stone.

    Uno de los últimos proyectos en los cuales participó consistió en el montaje y estreno en nuestro país de un repertorio de piezas de origen español perteneciente a unos manuscritos de alrededor del año 1500 que nunca antes se habían tocado, encontrados hace muy poco tiempo en un resguardo indígena en Guatemala.  Resume el proyecto en sus propias palabras como un gran trabajo de arqueología musical con investigadores muy importantes de Suiza y Francia. Adicionalmente, relata que lo más interesante fue el poder tocar las piezas con flautas originales de los siglos XVII y XVIII.

    Desde hace varios años mantiene un vínculo muy estrecho con el Colegio, da charlas sobre orientación profesional a los niños de 10º y 11º como invitado especial y ha participado en varios proyectos musicales de la Orquesta del Colegio como exalumno.

    Agradecemos enormemente a Luis Fernando, por tomarse el tiempo para contarnos sobre su fascinante historia y sobre cómo ha logrado encontrar una armonía perfecta para ejercer de manera exitosa dos de sus más grandes pasiones, la música y el Derecho, que aunque son de diferentes áreas, requieren como todo, de gran disciplina y total compromiso. ¡Gran espíritu SGS!