Laura Grandas Suárez

    Laura Grandas Suárez, exalumna de la promoción 2014 y actualmente estudiante de Economía y Derecho en décimo semestre de la Universidad de los Andes, fue elegida como una de las representantes al Consejo Académico Superior de esta institución.  Holísticamente hablando, este Consejo Superior es la instancia máxima de la Universidad de los Andes, es el órgano encargado de mantener la universidad dentro del espíritu de sus fundadores y decide, entre muchas otras cosas, quién es el rector de la institución.  Laura es una de las estudiantes representantes en este Consejo, su propuesta radica en lo siguiente: “mi idea no es solo diversificar ingresos, sino también modificar los criterios de admisión.  La universidad tiene una responsabilidad social muy grande y debe responder a las desigualdades del país intentando ser un gran igualador, no perpetuándolas” Laura Grandas.

    Una de los retos de Laura es buscar nuevas alternativas de financiación individual, que “respondan a las necesidades y capacidades de pago de los estudiantes en esta coyuntura”. Asegura que el bono solidario y los nuevos créditos de rescate son un buen comienzo, pero son insuficientes para los próximos años. “Mi trabajo será encontrar alternativas viables de financiación, en un trabajo conjunto con la universidad y las asociaciones nacionales de estudiantes como ACREES”; termina diciendo que la diversificación de ingresos es más urgente que nunca y la universidad tiene oportunidades por explorar.

    Otro de los proyectos en los que Laura trabajará, es el de la Evaluación en la Universidad, “Estamos en un momento de transición donde tenemos la oportunidad y el deber de repensar esos métodos”. Para ella, en la virtualidad la nota tradicional habla más de los espacios seguros que puedan tener los estudiantes para tomar las clases y su acceso a internet, que de su esfuerzo y nivel de aprendizaje.

    Finalmente, propone nuevos criterios de admisión, que beneficien a los mejores estudiantes de los colegios, aunque no pasen el umbral absoluto del ICFES. Estos tres proyectos deben ir acompañados de un trabajo transversal en la salud mental de los estudiantes, según ella, ha sido un tema común entre los representantes ante el Consejo Superior en los últimos 4 años. “Llevamos trabajando desde septiembre del año pasado, para aumentar la capacidad de la Decanatura para atender problemas de salud mental y lo hemos logrado”.

    Laura ya había pertenecido anteriormente al Consejo Superior, del cual tuvo grandes aprendizajes y espera ponerlos en práctica para el desarrollo de sus proyectos en este período.