David Ortiz Prom 2002

    En días pasados David Ortiz de la promoción 2002, fue acreedor del premio “Emprendedor del año Endeavor” debido al impulso y la apertura al mercado internacional que ha dado a Siigo (Sistema Integrado de Información General Operativo), una plataforma contable y administrativa que fue fundada por su padre en 1985 y de la cual hoy en día es líder. David estudió doble programa en Los Andes entre Ingeniería Industrial y Administración, inspirado por sus padres, quienes habían dedicado su vida al emprendimiento y sintiendo que las ciencias administrativas le iban a ayudar a entender un poco más sobre el tema del liderazgo en estas áreas. Algunos aspectos que le atraían de su carrera eran poder experimentar con empresas reales en áreas relacionadas al servicio al cliente y la optimización de procesos y la facilidad y el gusto que desde sus años escolares se le daba con las matemáticas.

    Al estar culminando su carrera, David centró su estudio de tesis en el desarrollo de un software para pequeños empresarios para medir indicadores de gestión. Su padre le apoyó posteriormente con una inversión económica para fundar una empresa junto con su hermano Camilo Ortiz (Prom 2001) y otra exalumna, Catalina Huertas (Prom 2001), que empezó a dar frutos en el mercado. David se dedicaba a diseñar el software, Camilo a desarrollarlo y Catalina a diseñar el look and feel de la plataforma.

    SIIGO, había sido vendida a una empresa holandesa por su padre, pero a principios del 2010 apareció la oportunidad de recomprar su antiguo negocio. Cuando se dio la recompra, Ricardo Ortiz invitó a David a la sociedad y le propuso tomar su emprendimiento y el desarrollo de producto ya creado para ser parte de Siigo. Allí empezaría la historia de David como parte de Siigo, cuyo primer cargo figuraba en el área de producto e innovación (Tecnología y producto) como Gerente de Innovación.

    Su papel dentro de SIIGO abrió el camino a la transformación tecnológica y digital de la empresa, con la modernización de una empresa que ya llevaba 30 años en el mercado y que por medio de la implementación de nuevas tácticas como, por ejemplo, la instauración de tecnologías en la nube, estrategia que en dicho momento aún era muy novedosa, buscaba un nuevo posicionamiento en el sector. Posteriormente tomaría el área del servicio al cliente, un tema que le apasiona, y un año después tomaría también la parte de mercadeo digital unido con la parte comercial. Desde hace más de 5 años su padre pasó a la Junta Directiva, dejando a David al frente de la organización, quien ya contaba con un conocimiento más profundo y transversal de todas las áreas de negocio de la empresa.

    Desde hace 8 años (2013), ese crecimiento paulatino empezó a dar frutos y SIIGO empezó a crecer en número de usuarios y de empresarios. Por aquel entonces David y Ricardo recibirían el premio como empresarios ENDEAVOR por primera vez, al ser reconocidos como una red de empresarios de alto crecimiento e impacto. Esto les brindó a su vez una apertura internacional y hace 4 años en 2017 recibieron un gran fondo de inversión de Silicon Valley, capital que les brindó la oportunidad de crecer más rápidamente. Actualmente, SIIGO cuenta con 1900 empleados directos y son líderes en Colombia, Ecuador y Uruguay. Tienen presencia en Perú, Chile y están entrando fuertemente a México.

    David descubriría en cuanto a su vocación, en una de las conferencias de Endeavor hace ya varios años, tras recibir una pregunta sobre el propósito de SIIGO, lo que hoy en día define como los valores corporativos de su empresa y afirma con determinación que tras descubrir que lo que los impulsa en el día a día es el impacto positivo que tienen en la vida de los demás, no podría volver a trabajar en ningún tipo de negocio que no genere un impacto significativo en su entorno. En resumen, David define la misión de SIIGO como la de transformar la vida de miles de emprendedores y contadores con el fin de que puedan tomar mejores decisiones y ser más competitivos para así generar más empleo; lo que como consecuencia impacta la economía de Latinoamérica de forma positiva disminuyendo las brechas de pobreza y desigualdad.

    Otra esfera que hace parte de su vocación hoy en día, se traduce en inspirar positivamente a otros. Esto lo ha implementado por medio de las mentorías que brinda con Endeavor a otros emprendedores y empresarios que están empezando en el campo, mentorías a las cuales dedica entre un 10-20% de su tiempo. Para David, un principio inamovible para el éxito, parte de enfocar a sus seguidores a encontrar el porqué de sus acciones desde la importancia que tiene, no sólo crecer como empresa, sino soñar e inspirar a otros en forma colectiva para generar grandes cambios. Hace gran énfasis en entender la importancia de la cultura organizacional interna, tener propósitos claros y conocer los negocios desde su core.

    Entre los logros más representativos de SIIGO está el haber alcanzado el número actual de 2600 empleados y 1’200.000 usuarios, dado el crecimiento exponencial de su empresa, manteniendo un especial cuidado por la cultura que los caracteriza, hecho que les ha hecho merecedores del título como Best Place to Work en dos ocasiones en los últimos 3 años.

    Se encuentra orgulloso de haber logrado mantener en Siigo una armonía laboral para sus empleados, donde existe un equilibrio entre las jornadas altamente exigentes y demandantes y la importancia de consolidar un equipo de individuos felices, comprometidos y ante todo respetados y valorados como seres humanos. Asegura que, aunque esto conlleva un gran reto y siempre habrá espacio para implementar mejoras, han logrado alcanzar resultados muy satisfactorios, manteniendo un balance entre el bienestar del talento humano de su empresa y las metas de la organización.

    Entre sus planes a futuro se encuentran continuar creciendo hasta llegar a 2 millones de usuarios en Latinoamérica y una expansión muy grande en México. También, busca ofrecer cada vez más servicios a los emprendedores latinoamericanos, no sólo al llevarles la contabilidad y la facturación, sino que logren llegar a solicitar préstamos de dinero, financiarse, anticipar la nómina o realizar pagos de servicios, creando un gran ecosistema que les dé una mayor oportunidad de éxito en sus negocios.  A grandes rasgos, el sueño de David es que todos los empresarios pequeños de Latinoamérica puedan tener las mismas ventajas y oportunidades que tienen las grandes corporaciones a través de la tecnología. En cuanto a su objetivo personal, busca poder lograr todo esto manteniendo siempre un especial cuidado por encontrar un equilibrio entre su profesión y su vida familiar para dedicar tiempo de valor a sus seres queridos.

    Entre lo que más extraña del Colegio, se encuentran los deportes, pues considera que la práctica de éstos en equipo logró hacerle entender que para alcanzar las metas se necesita de otras personas en búsqueda de lograr un objetivo en común y al graduarse del Colegio vio esta dinámica reflejada en la forma cómo trabaja el mundo. Así mismo, desde sus años en el Colegio y siendo el capitán de los equipos de baloncesto y voleibol, entendió que cada persona tiene el deber de cumplir una función y no todo debe ser asumido por un líder.

    Valora enormemente la disciplina que le dio el Colegio, considera que le brindó herramientas para hacer que sea cual sea la tarea que sea que se emprenda, se disponga no sólo de ganas, sino también de método, compromiso y responsabilidad, al brindarnos una gran estructura mental al momento de enfrentar diferentes retos. Así mismo, considera que el Colegio dejó en él y sus amigos valores significativos y resalta cómo siempre prevalece entre los exalumnos del Colegio “unas ganas de hacer las cosas bien” y de no pasar por encima de los demás.

    ¡Felicitamos a David por todos sus logros y los avances tecnológicos que ha liderado desde el interior de SIIGO, implementando la transición a la nube y la expansión internacional a nuevos territorios! Estaremos atentos al progreso de este gran embajador SGS.