Santiago Torres Paz Promoción 2016

    Santiago es exalumno de la promoción 2016, estudió Matemáticas y Economía en la Universidad de Los Andes, recibió  el grado Summa Cum Laude tanto para Matemáticas como para Economía, es importante resaltar que, este grado se otorga solo a aquellos graduandos de pregrado cuyo promedio acumulado en la carrera se encuentra el uno por ciento más alto del promedio histórico de los graduandos de su facultad en los últimos cinco años y que, adicionalmente, gocen del reconocimiento de profesores y compañeros por sus excepcionales calidades académicas y humanas.

    Santiago estuvo en el colegio en octubre de 2021 y habló con los estudiantes de bachillerato sobre su experiencia universitaria y su vida como exalumno. Aquí les contamos un poco de esta entrevista.

    ¿Podrías decir que encontraste tu vocación?

     Sí, pero el camino no fue lineal. Cuando salí del colegio, mi sueño era trabajar en el Banco de la República, pues sentía que era la manera en que yo podía ayudar al país. No obstante, la universidad me abrió los ojos a un mundo fascinante: la academia. Yo siempre he sido una persona que disfruta estudiar, aprender y enseñar, pero esto tomó una escala diferente en mis pregrados. Esencialmente, el potencial que tiene generar nuevo conocimiento para mejorar la vida de los demás.

    Tuve la fortuna de empezar a investigar muy temprano en mi carrera, en cuarto semestre, en el departamento de matemáticas. Comencé trabajando en modelos epidemiológicos. Pese a no tener relación alguna con la economía, encontré que disfrutaba mucho el proceso creativo detrás de investigar. Era como dibujar un cuadro, sólo que en vez de usar un pincel se utilizaba las matemáticas, y contrario al arte y la música, me fluía completamente. Poco después comencé a trabajar en el Centro de Estudios de Desarrollo Económico, lugar donde todavía trabajo, y donde descubrí otro aspecto apasionante de la investigación: que la investigación puede tener un impacto verdadero en el mundo. Poder encontrar una actividad con la cual puedo aportar al país y a la vez disfrutar me convenció de que ese era lo que yo buscaba con mi vida.

    En este momento estoy pudiendo ejercer mi vocación. Actualmente soy profesor de cátedra en la Universidad de los Andes, donde dicto una materia de maestría en economía. También trabajo medio tiempo como investigador. Mis áreas de investigación son economía política y econometría teórica. Mi intención es comenzar mi doctorado el próximo año y continuar mi formación como investigador y docente.

    ¿Por qué te dedicaste a las matemáticas y a la economía?

    Cuando entré a estudiar economía pensaba que se trataba de una carrera muy distinta de lo que en realidad es. En su momento me incliné por economía porque en el colegio siempre me mandaban en los modelos de ONU a la comisión económica. Por fortuna, lo que me encontré me enamoró totalmente. La economía es una disciplina muy versátil, que aborda preguntas muy profundas y que tiene un campo de acción inmenso. También tiene una sinergia importante con las matemáticas, mi otra pasión.

    Con las matemáticas no fue tan fácil. Yo quería, en principio, hacer la doble con historia, pues era de mis materias favoritas en el colegio. Si bien siempre fui bueno en matemáticas, nunca lo consideré una opción profesional. Pero conforme avanzaba en la carrera sentía que debía aprender más matemáticas, lo cual me llevó a comenzar la doble carrera. Me alegra mucho haber tomado esa decisión, pues el mundo moderno demanda enormemente conocimientos en matemáticas.

    Mucha gente cree que para estudiar matemáticas pura se necesita un talento innato. Ciertamente, es una carrera demandante en tanto se gradúa menos de la mitad de las personas que comienzan. Sin embargo, más que talento, las matemáticas requieren mucha disciplina y paciencia. Lo que me atrapó de la carrera, y por la cual la terminé, fue el reto intelectual y personal que supone cursarla. Es una profesión que cambia radicalmente la forma de pensar y de entender el mundo.

    ¿Qué te apasiona de tu profesión y qué es lo que más disfrutas?

     Las dos cosas que más disfruto de mi profesión son enseñar e investigar.

    La docencia siempre ha sido algo que he amado hacer desde que daba tutorías a todos mis compañeros del colegio. En la universidad tuve la posibilidad de ser monitor de varias materias, y he sido profesor de cátedra tanto en economía como en matemáticas. Dictar una clase es la mejor manera de aprender un tema a profundidad. Más importante es el hecho de que la educación es una manera de transformar la sociedad. Enseñar a decenas de personas permite que la vida de cientos se beneficien de los proyectos, investigaciones, empresas, etc que resultan de esos conocimientos.  No menos importante, muchas clases me han cambiado la forma de entender la vida, por lo que espero poder hacer lo mismo con mis estudiantes.

    Lo otro es la investigación como comenté antes. Contrario a lo que se piensa, la investigación moderna es una actividad grupal más que individual. He tenido la posibilidad de investigar con académicos muy reconocidos y mucho más inteligentes que yo. Uno aprende más en esos espacios que en cualquier clase. Además es un privilegio poder participar de primera mano en la discusión de políticas públicas y de pensar en resolver problemas reales y latentes de la sociedad. Esto da una sensación de que uno contribuye, así sea un poco, a mejorar la vida de los demás.

    ¿Cuál consideras que ha sido tu mayor logro profesional?

    Mi mayor logro profesional hasta el momento ha sido recibir los dos Summa Cum Laude por parte de la Universidad de los Andes.

    “El grado Summa Cum Laude se otorga a aquellos graduandos de pregrado cuyo promedio acumulado en la carrera se encuentra el uno por ciento más alto del promedio histórico de los graduandos de su facultad en los últimos cinco años y que, adicionalmente, gocen del reconocimiento de profesores y compañeros por sus excepcionales calidades académicas y humanas.”

    Es el mayor reconocimiento que da la Univerisdad, y pocas personas en la historia han ganado esta distinción en dos carreras distintas. Particularmente en matemáticas, hace casi 8 años no se otorgaba la distinción. Lo que más me alegra de recibir la distinción es que me reconozcan dentro de la comunidad como una persona con calidad humana. Creo firmemente que, sin importar a lo que uno se dedique, tenemos la obligación ser una buenas personas y agradecer tantas oportunidades que nos otorga la vida.

    Otras distinciones importantes son las siguientes: Fui reconocido entre los tres mejores estudiantes universitarios de Colombia por la Revista Portafolio. He sido el mayor ganador histórico de los concursos académicos estudiantiles del Banco de la República al ganar dos veces el Concurso Académico Nacional de Economía y dos veces el Foro Nacional Estudiantil de Economía y Finanzas. Tuve la oportunidad de ser el conferencista más joven del Congreso Colombiano de Matemáticas del 2020, el evento más importante de matemáticas del país.

    ¿Cuáles son tus planes para el futuro?

    Mis planes para el futuro es comenzar mis estudios doctorales en EEUU el próximo año. Este año acabo la maestría en economía y posiblemente comience una pasantía de investigación en la Universidad de Chicago como preparación. Me gustaría trabajar como profesor e investigador en alguna universidad.

    ¿Qué es lo que más recuerdas del colegio?

     Lo que más recuerdo del colegio son mis amigos y mis profesores. Cada una de las personas con las que compartí en esos catorce años tiene asociado recuerdos y vivencias muy especiales. La verdad, el colegio fue una etapa donde me divertí mucho y sentí mucha tranquilidad.

    Extraño también las actividades extracurriculares. En el colegio uno hacía de todo… deportes, poesía, danza, arte, teatro. En la universidad es muy difícil tener espacios similares.

    ¿En qué aspectos sientes que el colegio te aportó en tu vida profesional y personal?

    El colegio fue determinante para mi éxito en la Universidad. El colegio hace un gran trabajo en formar hábitos de estudio y personales que son claves para ser exitoso en la universidad. Resalto la disciplina en el estudio y la planeación del tiempo como habilidades claves que desarrollé en el colegio. También, el colegio es excelente desarrollando habilidades blandas que son esenciales para el éxito profesional. Por ejemplo, las clases de oratoria y teatro las aplico cada vez que dicto una clase o una conferencia.

    El colegio tiene una planta de profesores de lujo que hizo que mis primeros semestres fueran mucho más sencillos. Finalmente, el colegio me dio compañeros de vida que me han acompañado en todo este camino y que me ayudan a construir una mejor versión de mí todos los días.

    ¡Santiago agradecemos tu tiempo para esta entrevista y te deseamos muchos éxitos más!