Andrea Mor (Prom 2004)

    “Hace 3 años y medio decidí abrir un comedor clandestino en mi casa. La Joya, nació del amor por la cocina, por atender gente y por generar un espacio mágico alrededor de la mesa. Nuestro comedor tiene seis puestos y abrimos bajo reserva los jueves por la noche. Todos los meses cambiamos el menú radicalmente para generar dinamismo, tanto en la cocina como en la mesa y de esta forma logramos acaparar muchas preparaciones, creaciones y recetas tradicionales. La Joya es un espacio único, donde los comensales compartes la mesa con desconocidos y esto hace que la experiencia sea muy especial para todos. Es un concepto que existe hace muchos años en varias partes del mundo y que hasta hace 4 años empezó a coger furor en Colombia, especialmente en Bogotá. Haber atendido a mas de 800 personas durante este tiempo, de ver que el resultado ha sido tan positivo y que cada vez más personas se arriesgan a venir a comer con desconocidos, nos inspira a seguir trabajando en pro de una cocina honesta y responsable.”

    ¿Qué te motivó a emprender?

    Mi motivación principal es el amor que siento por mi oficio, la cocina ha sacado lo mejor de mi y lograr trasmitirlo a otros es el premio más grande. 

    ¿Cómo surgió la idea de hacer negocio?

    Ya habíamos visto el concepto de comedores clandestinos y decidimos hacerlo en nuestra casa adaptando la idea a nuestro espacio. Tenemos un comedor de seis puestos y sólo abrimos los jueves por la noche bajo reserva previa. Las personas pueden reservar de 1 puesto hasta la mesa completa y pagan solo después de asistir a la cena.

    ¿Que dirías aportó el colegio a lo que eres y has construido hasta hoy?

    La disciplina, definitivamente. El colegio enseña a los niños y adolescentes a responder por sus actividades tanto académicas como extracurriculares y eso forma personas responsables y dedicadas a sus profesiones y oficios.

    ¿Qué les dirías a las nuevas generaciones acerca del emprendimiento?

    En un país como Colombia, emprender no es fácil. Siempre nos vamos a encontrar con trabas o situaciones difíciles pero lo más importante es ser honesto con nuestro emprendimiento, estar convencidos de que estamos haciendo las cosas bien y con constancia todo saldrá bien. Trabajar por nuestros sueños es invaluable y da la mayor satisfacción de todas.

    ¿Que es lo más difícil de emprender y cual sería el mejor consejo para aquellos que están pensando en emprender?

    Lo más difícil es manejar el miedo y el temor de fracasar, mi consejo es creer en sí mismos, por encima de cualquier opinión negativa. Les aconsejo contar con la gente más cercana, familiares, amigos y conocidos. Finalmente, estas son las personas que más nos quieren y que siempre querrán lo mejor para nosotros. También buscar inspiración en otros negocios que se asemejen al que quieren montar, las ideas de otros, sus experiencias, nos darán un bagaje más claro de qué hacer. Oír la experiencia, nadie se las sabe todas y finalmente quienes ya han pasado por algo nos podrán dar la luz cuando veamos todo negro. No desfallecer y siempre buscar la solución antes de “tirar la toalla”.

    ¿A donde quisieras llegar con tu negocio a largo plazo?

    Quisiera montar un restaurante con mis mejores platos, un concepto de temporada que capte lo mejor de la cosecha aprovechando nuestros ingredientes locales y darles un vuelco para que siempre tengan mi toque. Y lo mejor, que cada vez más y más personas conozcan mi casa y mi cocina, ¡todos son bienvenidos!

    Cuéntanos un recuerdo o una anécdota del colegio.

    Recuerdo la fiesta que hizo uno de mis compañeros de promoción antes del prom. Estábamos casi todos en su casa y como no llegábamos, mi mamá, que en ese momento era profesora del colegio, me llamó para apurarnos. La verdad es que la estábamos pasando tan bien que a todos se nos pasó la hora y llegamos sobre el tiempo a la ceremonia del prom.

    Instagram: @lajoya_jardincomedor