Plantamos para el futuro

Uno de los sellos ambientales de SGS, además del lago, es el pequeño bosque altoandino que conforma el límite oriental del colegio. Este ecosistema compuesto por vegetación nativa, brinda refugio y alimento a las aves y a muchas otras especies animales, además de permitir la conectividad ecológica e hídrica con el Cerro de la Conejera y toda la cuenca de la Quebrada La Salitrosa y el Río Bogotá. Adicionalmente, los árboles de este bosque purifican el aire, generan oxígeno, capturan CO2 y conforman un paisaje agradable, generando así un ambiente sano para el desarrollo de todos los estudiantes. Siendo conscientes de la importancia de replicar procesos de restauración como el de nuestro Colegio, emprendimos el proyecto de conectividad para plantar árboles nativos en otros colegios de la zona norte y ampliar los servicios ambientales que prestan estos seres vivos.

En el mes de noviembre de 2018 con un grupo de estudiantes de bachillerato, plantamos árboles en el Colegio Divino Maestro en la sede de preescolar, creando una cerca viva que protegerá a los niños de la contaminación de la vía aledaña. El 1º de febrero de 2019 con un grupo de estudiantes de primaria, plantamos árboles nativos en el Colegio Santa María para crear un pequeño bosque. Este mes plantaremos también en el colegio vecino, 21 Ángeles.

Esperamos hacer muchas más plantaciones durante este año, para así seguir llevando la conciencia ecológica a otros colegios de Bogotá, así como a nuestros estudiantes, quienes a través de estas actividades logran crear vínculos con la naturaleza y comprender su importancia.

Vale la pena mencionar que la ciudad de Bogotá tiene una tasa de arborización de 0,16 árboles por habitante, lo que se considera bajo en comparación con otras ciudades del mundo. Desde SGS, seguiremos aportando para transformar esta realidad, pensando en la biodiversidad y asegurando los servicios ecosistémicos para las futuras generaciones.

 

Ana María Acosta

Gestora Ambiental SGS