Homenaje a Martha Amaya

¡Hay personas del corazón, aquellas que dejan huella en nuestras vidas!  Ese fue el caso de Miss Marthica Amaya, una mujer con mucho amor, fe y sabiduría; quien encontró en su vida una gran función, “darle norte” a muchos seres humanos y acompañarlos en sus caminos de evolución, al mismo tiempo que ella recorría el suyo.

Desde su rol como madre, esposa, amiga y en su profesión como psicóloga, tocó muchos corazones y dejó muchas enseñanzas, tanto a sus seres queridos, como a todo quien llegaba a ella en una consulta, por un consejo o simplemente en una interacción.

Muchos de nosotros en los entornos escolares en los que estuvo y principalmente en SGS, tuvimos el privilegio de disfrutarla por varios años; en nuestro caso como Consejera y luego como Coordinadora de sección, desde donde recibimos sus amorosas orientaciones y reflexiones, que nos permitieron ver las situaciones de una manera diferente y abordarlas con una mirada más generosa y positiva.

Una cumplidora de sus deberes en todos los sentidos, ejemplo de mujer, de miembro de familia, de empleada y de amiga.  Con una gran historia de vida, Marthica tuvo la oportunidad de superar varios retos que como un regalo llegaron a ella, para ocupar su resiliencia y como una gran guerrera que fue, lograr salir adelante, demostrando que con una excelente actitud y teniendo a Dios de su lado, cualquier situación es manejable.

Descansa ahora, que tu misión ya fue cumplida y en todos nosotros dejas amor, un profundo agradecimiento y un gran compromiso de aprovechar todo aquello que nos entregaste.

Te extrañamos con gran cariño.

Myriam Lucía Copete

Vicerrectora