Editorial 23
María Carolina Rojas B.

A medida que el tiempo pasa, el tema de la educación va tomando más peso, cada vez se percibe un mayor valor de aquella palabra que tanto escuchamos, pero que tantas veces automatizamos, dejando escapar lo que verdaderamente significa.

Hay unos cuantos, que entienden con anticipación la importancia que radica en los conceptos más corrientes dentro de nuestra sociedad, y muchas veces son aquellos mismos quienes se lanzan y apuestan por aquella visión que tuvieron en su momento.   Una de aquellas grandes visionarias, fue Mrs. Mary Allen de Acosta, una mujer que le apostó todo a la educación de un país que adoptó como el suyo, con todo el amor y la pasión que despertaba en ella la labor de la enseñanza.

La educación nos hace incurrir en temas tan estructurados como la tecnología, la ciencia, la economía y el desarrollo de una nación; tanto como lo hace en los diálogos sobre el ser libre de espíritu y de conciencia. Pues, a fin de cuentas, la educación es aquella que forma el carácter y nuestro pensamiento, entregando a cada uno de nosotros “el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”, como bien lo dijo Nelson Mandela. Todos tenemos una responsabilidad en esta tarea.

Teniendo en cuenta esto, se lanza esta publicación, con el fin de reconocer el valor de la educación desde su núcleo, tomando como ejemplo en primer lugar, a nuestra siempre querida y recordada fundadora, Mrs. Mary Allen de Acosta, de quien este año, tuvimos la maravillosa oportunidad de celebrar su natalicio número 100. Y también recordando al honorable “Lucho” (Luis Antonio Hernández), docente de Educación Física y entrenador de voleibol, quien falleció el pasado mes de abril de este año.

A todos a quienes tuvimos la oportunidad de conocer personas como Mrs. Acosta y Lucho, nos queda una huella imborrable en nuestro corazón, un sentimiento de haber conocido verdaderos héroes, que vivieron en pro de hacer cumplir su sueño y más aún, de enseñar a quienes tuvieron a su cuidado, la satisfacción y el valor de hacer cumplir los suyos, y así es como continúa vivo su sueño; a través de todo su legado.

Hay varios representantes de aquel legado en diferentes áreas. En el Colegio, en particular, hay varios de ellos, que viven con la convicción de que la educación es la mejor herramienta para hacer del mundo que habitamos, un lugar cada vez mejor. Que cada día se levantan con una nueva lección para dar, y que no se cansan de aprender. Personas que dedican sus días a enseñar, no sólo ecuaciones y fórmulas de un libro, sino fórmulas de las que se nos quedan en el espíritu y forjan nuestras propias leyes de vida. Nos estructuramos como individuos bajo su enseñanza. ¡Gracias maestros!

En homenaje a la importante labor de la enseñanza, la sección de reconocimiento de exalumnos destacados va dedicada a los exalumnos docentes del colegio. Muchos de ellos tuvieron la oportunidad de vivir en carne propia las izadas dirigidas por la misma Mrs. Acosta, quien durante casi toda su vida cerró estos eventos con las “Daily Prayers” y también tuvieron la oportunidad de tener a Lucho como su profesor o incluso su entrenador.

No siendo más, dejo para ustedes la edición número 23 de nuestro boletín SGSNEWS, con el fin de que se mantengan al tanto de lo que ocurre en lo que siempre será su segunda casa, nuestro querido colegio.

 

María Carolina Rojas Beltrán, Prom 2002

Gestora Creativa y de Mercadeo